viernes, 7 de noviembre de 2008

¿Sabe usted quién fue Artur Friedenreich?


Hijo de un alemán y una lavandera negra, jugó en primera división durante veintiseis años, y nunca cobró un centavo. Nadie hizo más goles que él en la historia del fútbol. Metió más goles que el otro gran artillero, Pelé, también brasileño, que ha sido el máximo goleador del fútbol profesional. Friedenreich sumó 1.329. Pelé, 1.279.

Este mulato de ojos verdes fundó el modo brasileño de jugar. Él rompió los manuales ingleses: él, o el diablo que se le metía por la planta del pie. Friedenreich llevó al solemne estadio de los blancos la irreverancia de los muchachos de color café que gozaban disputando una pelota de trapo en los suburbios. Así nació un estilo, abierto a la fantasía, que prefiera el placer al resultado. Desde Friedenreich en adelante, el fútbol brasileño que es de veras brasileño no tiene ángulos rectos, como tampoco los tienen las montañas de Río de Janeiro ni los edificios de Oscar Niemeyer.

--Texto extraido del Libro, El Fútbol a sol y sombra de Eduardo Galeano.--
Imagen www.esfutbol.es

2 comentarios:

JUAN CARLOS CALLE dijo...

Es fascinante e incendiario, cáustico e irreverente.
pero no sé nada de fútbol

El parche es con Cali dijo...

Lo mejor, el video con los mejores goles de la historia. Vamos bien.....